fbpx

La captura y almacenamiento de carbono ayudará a las grandes petroleras a alcanzar sus objetivos de emisiones

Es probable que el petróleo y el gas sigan siendo una parte clave del mix energético durante las próximas décadas, pero la industria está cambiando. Las grandes petroleras pueden estar tomando diferentes caminos hacia la descarbonización, pero todas están en ese viaje y todas mencionan la captura, uso y almacenamiento de carbono (CCUS) en sus estrategias. El CCUS comercial ampliado podría ser un paso crítico como un medio para reducir en gran medida las emisiones al evitar que el CO2 entre en la atmósfera.

La industria del petróleo y el gas está bien posicionada para aprovechar CCUS. Habiendo sido pionera en la tecnología en la década de 1970, cuenta con la ventaja de una experiencia inigualable. También tiene acceso a infraestructura para transportar CO2 y campos agotados para almacenarlo, y el conjunto de habilidades relevantes para explotar esta capacidad subterránea. Además, con muchos procesos de petróleo y gas que crean oportunidades de bajo costo para capturar CO2, una demanda de mercado suficiente podría hacer que CCUS emerja como un centro de ganancias para la industria.

¿Es grande es el potencial de CCUS? Según Zoë Sutherland, analista senior de Investigación Corporativa Upstream en Wood Mackenzie, “es muy grande. CCUS figura en las estrategias de la mayoría de los signatarios del Acuerdo de París. Las políticas gubernamentales que incluyen regulaciones, impuestos al carbono, incentivos y el desarrollo de un mercado negociable de compensación de carbono proporcionarán un impulso a la tecnología. Al mismo tiempo, la tecnología climática también es un tema creciente para los inversores”.

Sin embargo, los cálculos de Wood Mackenzie indican que la capacidad de CCUS global actual tendría que multiplicarse por cien para 2050 para cumplir con su escenario de transición energética de 2° C: “Nuestra visión de un posible estado del mundo que cumpla con la condición de limitar el aumento de las temperaturas globales desde antes. -epoca industrial a 2° C a finales de este siglo. Una vía de 1,5 ° C requiere capacidad para aumentar x184”.

La buena noticia es que el impulso detrás de CCUS está creciendo. El creciente compromiso con la reducción de emisiones hará que la implementación de CCUS se acelere, pero para lograr la escala necesaria se deben resolver una serie de problemas, entre los que destacan los siguientes:

  • Consideraciones comerciales, especialmente cuando el CO2 no tiene valor como insumo industrial
  • Alto costo, particularmente para la tecnología de captura directa de aire
  • Falta de apoyo regulatorio en algunos mercados
  • Falta de infraestructura para transportar CO2 de forma segura
  • Alto costo de capital como tecnología ‘nueva’
  • Resistencia pública, particularmente al almacenamiento en tierra
  • Precios del petróleo más bajos que impactan en el incentivo financiero para invertir en CCUS.

Si bien ninguno de estos problemas es insuperable, abordarlos requerirá un fuerte nivel de compromiso por parte de los actores clave, y eso incluye a las grandes petroleras.

La capacidad actual de CCUS global es de alrededor de 41 Mtpa. Más de la mitad de esto se encuentra en EEUU y Canadá, donde las oportunidades de utilizar CO2 en el proceso de recuperación mejorada de petróleo (EOR) han impulsado históricamente el despliegue. Alrededor del 65% de la captura total actual proviene del procesamiento de gas natural, donde los costos son más bajos.

La cartera de desarrollo de CCUS tiene 130 millones de toneladas por año (Mtpa) de capacidad de captura.

Estados Unidos lidera el camino en la capacidad CCUS planificada, seguido por el Reino Unido y Europa.

Sin embargo, las adiciones de capacidad planificadas para esta década están muy por debajo de lo que se necesita para el escenario de transición energética de 2° C de Wood Mackenzie. Y una vía de 1,5 ° C requeriría un cambio radical genuino en el enfoque para implementar capacidad adicional a una tasa de alrededor de 250 Mtpa.

La importancia de los centros de CCS

Un elemento clave que será fundamental para el desarrollo de CCUS comerciales a la escala requerida para cumplir los objetivos climáticos es el establecimiento de centros de captura y almacenamiento de carbono (CCS).

Un centro de CCS combina grupos de fuentes industriales de CO2 en las proximidades de los lugares de almacenamiento, lo que reduce el riesgo del desarrollo al permitir eficiencias de escala y costos compartidos. En el informe de Wood Mackenzie publicado recientemente, Identificación del centro de captura y almacenamiento de carbono (CCS), la consultora explica la necesidad de identificar los centros de CCS haciendo coincidir las fuentes de CO2 con los sumideros en función de los volúmenes de emisiones, la capacidad de almacenamiento y la infraestructura disponible.