fbpx

3 industrias que necesitan contar con una planta eléctrica de emergencia

No importa en qué sector se desenvuelva ni el tamaño de su industria, una planta eléctrica de emergencia es un equipo indispensable en el que debe considerar invertir.

Tanto para evitar la parálisis operativa, daños irreparables en máquinas valiosas o incluso, evitar pérdidas humanas, las plantas de emergencia son imprescindibles para mejorar las operaciones de las industrias.

En este post, explicaremos en concreto en qué se benefician 3 grandes industrias: salud, infraestructura y telecomunicaciones al utilizar generadores de energía eléctrica.

Plantas eléctricas industriales: ¿qué son?

Las plantas eléctricas industriales son máquinas impulsadas por un motor de combustión interna, ya sea a gas o diésel. Gracias a sus capacidades que van desde 10 KW, hasta 3000 KW en distintos voltajes y frecuencias, su uso es ideal para emergencias o el trabajo constante.

Por esta razón, son perfectos para hospitales, empresas de telecomunicaciones, construcción de infraestructuras, entre otros que requieran energía en todo momento y necesiten estar preparados y resguardados ante cualquier déficit o falla en el suministro de electricidad.

Sector hospitalario

Todos los hospitales y clínicas deben invertir en una planta eléctrica de emergencia por una razón bastante evidente: prevenir pérdidas humanas ante una falla eléctrica.

Ante esta situación, los generadores de energía eléctrica industriales se presentan como una opción de respaldo realmente fiable, proporcionándole energía a equipos vitales sin importar el tamaño del hospital.

Aunque salvar vidas es el motivo principal, también hay otras razones por las cuales invertir en estos dispositivos es fundamental para este sector:

Preservación de la economía

Todos los equipos médicos son muy costosos y tienen una vida útil muy larga, por ende, las industrias de este sector no pueden darse el lujo de perderlos por un apagón repentino, tienen que preservarlos hasta que dejen de ser funcionales.

Confiabilidad

Tener esta tecnología a su disposición les brinda la confianza necesaria a los pacientes de preferir ir a su hospital antes que cualquier otro, es decir, los hace más competitivos y rentables.

De cara a los inversionistas, estos estarán dispuestos en invertir sus capitales en una estructura que sea confiable y autosuficiente que estadísticamente no tenga planeado perder rentabilidad.

Infraestructura

Dentro del sector de la infraestructura, los ánimos de inversión están preparando un terreno prometedor en el futuro inmediato, esto se debe a los grandes proyectos y obras tanto públicas como privadas.

México está posicionado en el lugar n° 46 dentro del índice general de competitividad 4.0 en la última edición del Foro Económico Mundial 2018-2019, el cual, incluye fundamentos micro y macroeconómicos con base en 12 categorías que, a su vez, son agrupadas en cuatro subpilares: ambiente adecuado, mercados, capital humano y ecosistemas de innovación.

Y, en el ranking de infraestructura 4.0 se encuentra en el puesto n° 49. Donde los aspectos principales evaluados fueron:

  • calidad de carreteras
  • índice de conectividad vial
  • eficiencia de los servicios de transporte aéreo
  • conectividad aeroportuaria
  • eficiencia de los servicios ferroviarios

 

En este caso, la planta eléctrica de emergencia es fundamental, debido a que las construcciones requieren de suministro eléctrico extra en la mayoría de los casos.

Con más elementos y materiales a su favor, es como las empresas adquieren rentabilidad y son más competitivas, ganando una mayor cuota de mercado que les permite competir para obtener las licitaciones y contratos con el Estado.

Contribución de la infraestructura a la economía

Al construirse una infraestructura, esto genera un beneficio indirecto para todos los negocios de la zona y a la sociedad. La economía se favorece de las empresas de diversas industrias, siendo las construcciones un medio que propicia las condiciones necesarias para este intercambio, de esta manera, se agilizan los procesos productivos, comercialización y distribución.

Los puertos marítimos, aeropuertos e incluso las carreteras, fungen como cadenas comerciales y de producción debido a que sirven como corredores logísticos para el transporte de mercancías, traslado de personas y propiciar el comercio.

No obstante, surge una pregunta indefectible, ¿cómo construyen en zonas aledañas?

Este es un punto interesante, puesto que es donde debemos centrar gran parte de la logística del sector.

Sin una planta eléctrica de emergencia, no es posible realizar trabajos en jornada completa para la elaboración de cualquier tipo de infraestructura o, incluso, existen zonas sin suministro eléctrico donde son imprescindibles.

Podemos imaginarnos una construcción de vías públicas, donde a plena luz no hay ningún problema, sin embargo, estas obras requieren ser terminadas lo más rápido posible, necesitando de un generador eléctrico para proveer de luz a los trabajadores y así puedan cumplir las jornadas nocturnas.

Telecomunicaciones

El sector de comunicaciones necesita soluciones confiables en términos de electricidad de respaldo, con el objetivo de proteger sus negocios y la rentabilidad de sus diversas clases de infraestructura como, por ejemplo, data centers, torres de radio, redes de retorno y hubs, de esta forma, protegerán y mejorarán la experiencia de sus clientes; fidelizándolos cada vez más con su marca.

Pero, ¿por qué es indispensable una planta eléctrica de emergencia en este sector?

La razón radica en uno de los fenómenos característicos de la evolución de este sector: su rápida y constante expansión. La industria de telecomunicaciones ha sido uno de los actores principales que han motivado los cambios recientes y convirtiéndolos en uno de los soportes básicos de la sociedad presente y futura.

Detrás del concepto de expansión se encuentra una convergencia de múltiples factores tecnológicos, económicos, sociales e institucionales, donde la constancia operativa es lo más importante.

Y, para que estos se lleven a cabo correctamente y que el servicio funcione de manera constante, se requiere que todos los procesos no se vean afectados, ni de día ni de noche.

Por este motivo, contar con un generador eléctrico es lo ideal para optimizar el funcionamiento de su estructura productiva.

En conclusión, la planta eléctrica de emergencia es sinónimo de garantía operativa, brindándole a todos los sectores sin importar su tamaño un respaldo energético fundamental para una exitosa gestión operacional.

Si quieres seguir conversando sobre el tema, escríbenos en la casilla de comentarios.

Tomado de: Generac